12/11/17

Este fin del mundo

0 comentarios


Cuando declararon la llegada del Fin del Mundo para la semana próxima al principio hubo cierto escepticismo entre la población. Pero en la tele todos los canales lo anunciaban como algo seguro. Los informativos serios, la prensa seria, científicos serios de renombre, personalidades de reconocidísima credibilidad salían a todas horas a confirmar que aquello era un hecho comprobado e inevitable. Sencillamente, era la verdad. 

Lo aceptamos rápido. No hubo mucho caos ni desmadre. Lo asumimos como personas adultas. Se entendió en seguida como un proceso natural, algo más que enmarcar en el día a día. Hubo alguna paliza, algún caso de violación, algún asesinato, un hombre intentó robar un banco y se dio cuenta de que el dinero ya no valía demasiado, una mujer quiso volar el congreso y se dio cuenta de que necesitaba más de una semana para reunir toda la dinamita que necesitaba. La mayoría de la gente siguió yendo a trabajar. Al fin y al cabo llevaban toda la vida diciendo que también lo habrían hecho si les hubiera tocado la lotería. Las excentricidades, si sucedieron, fueron hechos muy aislados, considerados por la mayoría como algo infantil, inmaduro, y por lo general de muy mal gusto. Meros accidentes estadísticos, locos ha habido siempre. Al final, es fundamental mantener las formas y la convivencia. Cuando a alguien le diagnostican una enfermedad terminal tampoco se dedica a ir por ahí alborotándolo todo. ¿En qué era diferente esto? También se contemplaba la posibilidad de que al final el mundo no se acabase, no había que perder nunca la esperanza. ¿Qué ganaba uno haciendo el ridículo, o convirtiéndose en un delincuente? 

Hubo quien se planteó hacer ese viaje alrededor del globo que nunca había hecho, pero si solo quedaba una semana de mundo, nadie quería pasarse la mitad del tiempo metido en un avión. Tampoco había tiempo para tener hijos, o escribir unas memorias que nadie leería. Se llegó a una especie de acuerdo tácito social en el cual todos asumíamos que tratar de recuperar en una semana lo que no habías hecho durante tu vida era tan estúpido como intentar estudiar el temario en los cinco minutos antes del examen. Durante la esos días se programaron en la tele varios especiales muy entretenidos sobre los mejores años de la humanidad. 

Hubo más declaraciones de amor. Más llamadas a amigos y familiares para decirles que te importaban. Hubo gente que estaba en la guerra que decidió soltar su arma y no seguir luchando (no toda, claro). Hubo también infidelidades y sexo rápido en los baños. Mayor consumo de drogas y alcohol. Menor número de suicidios. Mayor número de muertes accidentales. Menos obras de arte. Más fracturas de huesos. Menos gente apuntada en cursos. Más twits ingeniosos. Menos visitas al hospital. Más hacer las paces con el mundo. Menos sinceridad. Muchos animales parecieron volverse locos, y había que apaciguarlos, no dejar que contagiaran con su pánico. En general la vida de la mayoría de la gente siguió más o menos igual. Fue una semana más o menos como cualquier otra. Supimos afrontar el tema con dignidad y civilización.

Para la última noche, hubo mucha gente que quiso hacer una fiesta. Sería como tocar el violín mientras el barco se hunde. Pronto todo el mundo tenía seis o siete amigos de seis o siete grupos distintos que estaban montando la gran fiesta. Todo el mundo quería ir a todas y ver a todos sus amigos antes de que el mundo acabase, pero no querían pasarse la noche desplazándose de un lugar a otro. Querían simplemente pasar esas últimas horas divirtiéndose con los suyos, compartiendo con la gente con la que habían compartido la vida, estar con todos ellos. Así que se organizó una fiesta multitudinaria en el centro de todas las ciudades. Un gesto hermoso. Ya no habría que ir de un sitio para otro porque todos estaríamos en el mismo. 

Aquella noche hubo tanta gente, tanta multitud, tanta fiesta, tanto maremágnum de gente que en medio de la orgía fuimos incapaces de encontrar a nuestros seres queridos. Nos convertimos en una masa de unidades confusas que buscaban en círculos y no encontraban, que nos asfixiábamos entre otros cuerpos buscando una cara reconocible, un respiro, un poco de luz. Y la noche fue pasando agotadora entre móviles que no funcionaban y desconocidos cada vez más histéricos, cada vez más aprisionados, más pegados, más asfixiantes. Masa humana y sudorosa moviéndose al ritmo de una música desacompasada. Los demás parecían ser todos la misma persona  multiplicada miles de veces, y al mismo tiempo completamente extraños; cada vez más irreconocibles. Y así, confusos, miserables y desesperados, exactamente igual a como llegamos al mundo, nos fuimos de él.



21/10/17

Bocaditos (6 de 6): Paseo nocturno por el puerto

0 comentarios


Puerto industrial. Aire denso marítimo que se condensa en una niebla profunda, que cubre los muelles, los almacenes, los contenedores metálicos y los embarcaderos. Hay un barco gigantesco varado a algo menos de un kilómetro, cargado hasta arriba de basura. Llevan horas negociando con el puerto, pero no consiguen permiso para atracar allí. En uno de los muelles hay un negro tocando la trompeta como un diletante, está aprendiendo o probando. No termina de sonar una melodía, y no se distingue cuándo está sonando la bocina de un barco y cuándo es que el negro desafina otra vez. El negro está bastante borracho, han sido varios vasos de vodka caliente. En ese sentido no desentona mucho, es aún de madrugada y en el puerto todos están ebrios en mayor o menor medida. Hoy incluso más borrachos que de costumbre, porque el olor del barco de basura es insoportable y no hay dios que lo aguante. Su hedor penetra las paredes de hormigón, y hasta el almacén más profundo llega la pestilente nube. Más pestilente que el ya acostumbrado olor a pescado, a podrido, a vertidos, a húmedo, a aceite semiquemado al que están acostumbrados. Todos los marineros borrachos y rudos, apoyados en la pared pasándose cigarrillos que no saben a nada por el olor del puto barco, y pasándose botellas que saben a la basura del puto barco. Esperando su momento de embarcar o descargar, mientras juegan a las cartas y a los dados. Andan con los cojones bien hinchados y se lanzan miradas confabuladoras entre ellos. Se la tienen jurada también al negro de la trompeta, un día de estos le van a tirar la puta trompeta al mar, y a ver qué toca entonces, qué se atreve a tocar el gilipollas ese. 
El negro, perro viejo, conoce perfectamente las tretas y los odios de los marineros, y se ríe de todos ellos por lo bajo, mientras sostiene un fa infinito.

20/10/17

Bocaditos (5 de 6): Doctor Mario

0 comentarios


Sala de espera de un hospital. Solo se escucha el sonido del reloj. Sesenta personas se miran impacientes. Señoras con su bastón, jóvenes con su móvil. Sonrisas incómodas. Seguridad social. 

Un hombre con bata blanca juega al Super Mario dentro de la sala del médico. Es perfectamente consciente de que hay una ingente cantidad de gente esperando, pero el hombre no quiere más pacientes. No puede soportar ver a otro paciente más, no puede soportar examinar a otro paciente más. Es feliz con su videojuego, simple y llanamente feliz, como no lo es desde hace años. No quiere volver a oír hablar del juramento hipocrático. Que le den por culo a todos sus pacientes. No quiere escuchar sus problemas de mierda. Ha bloqueado la puerta con la camilla y no va a abrir. Pase lo que pase, no va a abrir. No puede, ni quiere, ni tiene por qué aguantar más. Si alguien se atreve a cruzar esa puerta le va a lanzar a la cara los bisturís, las agujas, el modelo de calavera en yeso que tiene encima de su escritorio. Que les den por culo a todos. A todos y cada uno de ellos. A todos menos a ti, Super Mario. Yo lo que quiero es volver a ser un niño.